miércoles, 5 de marzo de 2014

EMPANADA DE CARNE

Hay recetas que son súper sencillas de elaborar pero que no sé por qué nos dan miedo y optamos por el camino más sencillo que consiste en acabar comprándolas hechas. Una de ellas es la empanada, casi toda la gente que conozco la adquiere preparada en grandes superficies y si alguien se anima a hacerla en casa sólo se dedica al relleno, comprando masa de hojaldre congelada.


¡Con lo buena que está si la haces tú!

¡Vamos! Sacudid la vaguería y manos... a la masa.



Ingredientes para la masa:

250 gr de harina
125 ml de agua.
sal
aceite
levadura de panadería (esos cubos amarillos que venden, la mitad de uno)

Preparación de la masa:

Lo primero que tenemos que hacer es mezclar la levadura con el agua que necesitamos. Tiene que estar tibia para que la levadura se empiece a activar y debemos esperar unos diez minutos antes de mezclarla con la harina.

Después tenemos que localizar un bol, o una ensaladera grande, donde podamos trabajar. De esa manera no vamos a manchar nada (lo que a mí particularmente me anima mucho cuando cocino). En el bol ponemos la harina, sobre ella una cucharadita de sal y mezclamos para que se reparta. A veces uso una cuchara. Otras me gusta meter las manos.

¡Pero siempre me las lavo antes, claro! ¡Faltaría plus!

Después de que hayan transcurrido esos diez minutos volcamos el agua en la harina y con una cuchara removemos. Se formarán como unas migas, no os asustéis que vamos muy bien. Entonces echamos un chorrito de aceite de oliva. ¿Cuánto? Pues... no sé. Yo echo un poco y remuevo. Poco a poco eso va tomando mejor aspecto, aunque todavía no parece una masa.

¡Y llega el momento que más me gusta!

Ahora hay que echarse aceite en las manos. ¡En serio! Una vez que lo tengamos, empezamos a amasar la harina. En cinco minutos ya no quedará nada pegado en el bol y en otros cinco de amasado encima de la mesa (echamos un poco de harina pero a veces ni hace falta) la tenemos lista. Con la bola nos volvemos al bol, lo tapamos con un trapo y dejamos que repose entre una hora y hora y media.

¡He tardado más en escribirlo que se tarda en hacerlo!

Ahora pasamos al relleno.

Ingredientes:

Un pimiento rojo
Una cebolla
Dos tomates maduros
Medio kilo de carne picada (del bicho que más os guste)
Sal
Pimienta blanca
Aceite

Preparación:

Picamos la cebolla en juliana, el pimiento rojo en tiras y lo ponemos a pochar lentamente con el aceite, poniendo sal. No hace falta que flote pero sed un poco generosos que si no se quemará. Mientras se va haciendo pelamos y picamos los tomates. Los ponemos con el resto de ingredientes y cuando esté echamos la carne picada, que tendremos previamente salpimentada. No hace falta que lo hagamos mucho, el horno terminará de cocinarlo.

Lo que sí hago es, cuando termino, escurrirlo en un colador grande porque queda mucho mejor. Si no lo hacemos al final se acaba saliendo por todas partes en el horno.

Volvemos a la masa.

Como habrá subido, volvemos a amasarla y hacemos dos bolas. Yo a veces espero a que suba otra vez pero la mayor parte de las veces no lo hago y sale igual de bien.

Con la bola más grande elaboro la base, que colocaré en la bandeja del horno, encima de un papel de hornear. Para ello uso un rodillo, la encimera de la cocina y un poco de harina para que no se pegue. La pongo en la bandeja y echo por encima el relleno. Amaso la otra mitad de la masa y la coloco encima. Con los dedos la cierro, la pinto con huevo y...

¡40 minutos de horno a 180ºC!

En esta, con lo que recorté que me sobraba de los bordes me dediqué a hacer unas filigranas para que quedase más mona.



5 comentarios:

  1. Esta tengo que hacerla en casa sí o sí. Soy de las que tienen miedo, sobre todo cuando leen eso de "amasar", pero chica lo explicas con tanta gracia y salero y sencillez que me has dado valor para intentarlo. Es que tienes razón, las compradas no están ni la mitad de buenas. Bss

    ResponderEliminar
  2. Mónica, encima esta masa es la misma que se puede usar para las pizzas. No pierdes nada por intentarlo, te prometo que es tan fácil que te sorprenderá. Con el aceite en las manos no se te pega ni siquiera si te olvidas de quitarte un anillo. Yo ya no llevo, pero cuando los llevaba alguna vez me olvidé y ni ahí!!

    Y el relleno puedes hacerlo como más te guste, ahí cabe toda la imaginación del mundo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Así contado no parece muy complicado. ¡A perderle el miedo a la empanada! No creo que me quede tan perfecta como a ti, pero seguro que la disfrutamos mucho. En mi casa somos de estómago grande :D

    ResponderEliminar
  4. me encanto tu receta, no sabia que tambien te dedicaras a la cocina :)
    en mi país hacemos varios tipos de empanadas, las que son con harina (polvo de hornear, mantequilla y agua de hielo o huevo) las que son con paste filo y hojaldre. y las empanadas típicas hechas con masa de maíz!!!

    ResponderEliminar
  5. Me encanta la empanada gallega, así que con lo facilito que nos lo pones intentaré hacerla un día. Ya decidiré si con relleno de carne o atún, una semana de cada, jaja.
    Besos

    ResponderEliminar